¿nuestro trabajo es diferente?

17 Jul 2016

Daniela Camezzana nos acerca una devolución sobre la charla en la presentación de boba#02 «Movimiento de (no)Trabajadores D̶e̶socupados»

Una de las autoras del segundo número de la revista boba, que no pudo asistir el miércoles a la presentación en el Club Brandsen, me preguntó cómo había estado la movida. “Picante”, fue mi respuesta y fui incapaz de elaborar una descripción más adecuada de la experiencia.
Me quedé pensando mucho en lo discutido esa noche a viva voz y sin respeto por las formas que preveían un panel de expositores. También en lo que no compartí más que con mis compañeros de mesa. Por eso, me dio ganas de escribir (de corrido y sin releer) algunas inquietudes:

1. Durante el encuentro hablamos de arte (así en general) pero decíamos en realidad artes plásticas dando por sentado la sinonimia. Me pregunto por este mal entendido y si no hacemos eso constantemente: dar por sentado que las necesidades, condiciones de realización, espacios conquistados son los mismos en todos los campos. ¿Qué tenemos que mover en ese sentido para construir articulaciones primero entre los artistas? Y en ese gesto, ¿cuánto avanzamos para que la sociedad apoye/comprenda nuestros reclamos? Intuyo que no hay forma de motorizar ciertos reconocimientos sin alcanzar algún grado de visibilidad (y empatía) fuera del sector.

2. También me quedó picando que ponemos el acento en atajarnos que nuestro trabajo es “diferente” como si no sucediera lo mismo con otras carreras/disciplinas. Lo sé en carne propia porque soy comunicadora y en cada espacio en el que me sumo no cuadro exactamente en ningún convenio. Entonces me toca establecer acuerdos más allá de los marcos generales existentes, moldear consensos, establecer necesidades sobre lo que hago y cómo lo hago en diálogo con prácticas muy distintas.
En el mismo sentido, me hace ruido cuando insistimos que nuestro trabajo excede una cantidad de horas y requiere una formación permanente en la calle, en el cine, en la ducha como si en otras profesiones no pasara lo mismo. A veces pienso si esa forma de caracterizarnos en el discurso no nos distancia del resto de la comunidad y a la comunidad de nuestros reclamos. ¿Qué pasa si fuera al revés y decimos cómo vos también necesitamos un espacio garantizado de trabajo, materiales, tiempo para probar, etc.? Es pregunta.

3. Pienso en artistas que se han formado en otros espacios por fuera de la facultad/es (véase número anterior de Boba) y me daba ganas de conocer sus ideas al respecto. ¿Cuánto de nuestra formación nos ha preparado o formado ciertas expectativas laborales? ¿Qué otras formas existentes circulan y establecen condiciones a fuerza de trabajo?
Este es un punteo ‪#‎sinremate‬, lleno de preguntas, es probable que encuentre algunas puntas en la revista que espera sobre el escritorio. Pero comparto el aporte para seguir amasando esa masa candente que tenemos hoy en nuestras manos.

Daniela Camezzana: Bailarina, performer y directora. Comenzó sus estudios en talleres de formación teatral pero se abocó en los últimos años a la exploración del movimiento y la danza a través de distintas técnicas y disciplinas. Además es Licenciada en Comunicación Social con orientación en Periodismo por la UNLP.