arte como meditación

20 Abr 2015

En búsqueda de opiniones sobre los saberes específicos del arte contemporáneo nos contactamos con Sandro Pereira para preguntarle sobre su trabajo a cargo del taller de arte contemporáneo en RUSIA galería de Tucumán. La charla tuvo sus derivas:

en el taller en el que estoy, acompañamos el proceso creativo del artista, damos mucha libertad para el mejor desarrollo de los proyectos.
Admiro a Lygia Clark, quien dijo “el arte sirve para curar”.

bb: Hola Sandro! Queríamos invitarte a participar de boba respondiendo una pregunta a partir de tu trabajo como coordinador de talleres de arte contemporáneo: ¿Cuáles son los saberes específicos del arte contemporáneo?

Sandro Pereira: Hola boba. Mi conocimiento sobre el arte contemporáneo comenzó en la Facultad de artes de la UNT. Tuve muchos docentes, por escribir algunos: Diana Aisenberg , Gumier Maier, Guillermo Kuitca, Tulio Sagastizabal , Lisa Milroy, Claudia Fontes, Carlota Beltrame, Jorge Macchi…

bb: Está bueno esto que comentás de tu formación. Te formaste con todos! Qué lujo! Sabiendo que el arte es un campo vastísimo, y que las disciplinas y los lenguajes se explotaron ya hace mucho. Nos volvemos a preguntar, y te preguntamos, si considerás que hay algún saber específico para ser artista. Algo así como un meta-saber.

SP: Sí, el arte contemporáneo es amplio y si bien la historia lo demuestra, el arte es una transmutación y las academias estudian el arte pero no necesariamente lo crean.

bb: Bien. Pero tus clínicas no se encuadran dentro de la academia.

SP: El arte contemporáneo está más vulgarizado. Por eso muchos de los proyectos artísticos se hacen fuera de los museos y academias; pero sí se los muestra en museos y se los estudia en algunos establecimientos académicos. En realidad hace mucho que dejé de hablar de clínicas, me gusta más decir que es un taller de arte contemporáneo. Con la Dra Alejandra Mizrahi damos «prácticas contemporáneas» en la galería Rusia. Y pronto voy a abrir un Centro humanitario en el barrio El bosque para generar proyectos con los vecinos.

bb: Hablás de la vulgarización. Se puede aplicar esta idea, además de a los proyectos artísticos, a los proyectos educativos como el taller en Rusia? Ustedes dan un taller por fuera de la academia, son parte de la formación de artistas contemporáneos más allá de lo que haga la academia. De lo que enseñe la academia. Creés que hay algo general que enseñar a un artista contemporáneo? Más allá de lo particular que puede aplicarse a la obra o al proyecto que están realizando en el momento.

SP: Sí, este año comenzó el programa Archipiélago donde se dictan varios talleres con docentes invitados de otros lugares y docentes de Tucumán.

bb: Vi lo de Archipiélago! Me encanta. Y me interesa mucho el proyecto del centro humanitario que me contás. Qué groso. Yo estuve el año pasado en San Miguel. Fue un viaje muy veloz y quedé alucinado con la escena tucumana. Soy de La Plata y encuentro muchas similitudes con lo que pasa acá.

SP: En realidad la facultad de artes empezó hace varias décadas a salirse del modelo viejo de taller académico. Si bien todo este planteo ayudó a producir nuevas posturas en el arte en Tucumán, y a producir un vínculo con otros lugares, ahora la facultad busca un cambio curricular.

bb: Me voy por las ramas. Vuelvo sobre lo mismo del principio. Existe un saber específico que pueda aplicarse a los artistas contemporáneos hoy? Algo que se pueda trasmitir en sus talleres? Algo así como: los médicos saben sanar a las personas (o deberían).

SP: En realidad en el taller en el que estoy acompañamos el proceso creativo del artista, damos mucha libertad para el mejor desarrollo de los proyectos. Admiro a Lygia Clark, quien dijo «el arte sirve para curar».

bb: No sabía que Lygia había dicho eso. Qué hermosa. Creo que cada día la quiero más. Mucha luz.

SP: El Centro Humanitario del barrio el Bosque va ser un espacio de contención, donde se va a practicar, dar talleres y generar proyectos para mejorar la calidad de vida de los vecinos.

bb: Podríamos decir que el saber entonces sería la libertad? La posibilidad de ser más libres?

SP: Sí, ahora trato de unir la meditación con los talleres porque tienen mucho en común, la creación y recreación de una obra con la práctica de meditar. El arte no tiene limitaciones por eso está constantemente transformándose.

bb: Y ante esta transformación constante. Qué nos queda de cada taller/clínica de arte contemporáneo? Vos te presentaste diciendo que habías sido alumno de grandes nombres. Más allá de los nombres, qué hay? Entre los nombres y la libertad, qué hay? Imagino los nombres como un piso desde donde pararse y la libertad allá arriba, un lugar infinito. Algo así como un lugar de deseo. Y para vivir en el mundo (del arte), hay algo más?

SP: Los docentes me despertaron la creatividad y las posibilidades de hacer mi carrera artística. La experiencia de conectar con el mundo del arte es maravillosa, justamente lo que aprendí fue vivir el arte, una gran experiencia.

bb: Sigo pensando. Me gustó esto de la libertad. Hace unos años di un taller en una cárcel de menores. Al finalizar hicimos unos dibujos en las paredes y en el techo pusimos «la libertad es fanática». A la semana se fugaron unos cuantos pibes. Esto de la libertad en el arte, encarna este mismo deseo de fugar, de no estar aquí?

SP: Qué groso lo que contás. Como te dije antes siento la relación del crear o recrear una obra de arte como meditar, donde te encuentras con uno mismo. Y te conecta con la universalidad.

bb: Me encantó. Groso. Ahora me tengo que ir. Gracias!