¡boba celebra!

15 Feb 2017

.

¡boba celebra! ¡Está contenta! Ahora estás leyendo el número 01, eso quiere decir que pudimos hacer la edición impresa de la revista. Cuando nos presentamos en público a inicios de año, a través de nuestras web y redes sociales, decíamos que, en principio, queríamos hacer una revista de arte contemporáneo con los pies puestos en La Plata e insertos en debates nacionales, y por qué no, internacionales. Cumplimos. Logramos el cometido. Al menos en algunas partes del enunciado: “hacer una revista” y “desde nuestra ciudad”. El acento en lo contemporáneo del arte y sus polémicas actuales podrá ser juzgado en las páginas que siguen.

boba se presenta en este número inicial como un nombre unitario: se pregunta y pregunta, se encuentra con otros, quiere conocer, va a muestras, recorre una geografía amplia… boba es un nombre que se enuncia en primera persona. Pero es, antes, una palabra colectiva y múltiple. Una boba hecha de varias bobas. Es el colectivo editor. Pero también todos los y las colaboradores, escribas, alentadores y amigos/as que están pendientes de lo que acá se amasa. boba es y quiere ser esas bobadas que traman preguntas, inquietudes y posiciones.

En esta propuesta editorial, ¿el arte contemporáneo es una excusa? Tal vez. Pero boba cree que antes que un tema a investigar –tabulado en la cuadrícula académica– o una carpeta llena de archivos o un raid de eventos y muestras, el arte contemporáneo puede ser uno de los nervios por los cuales entrarle a lo real y su articulación con lo simbólico y los sentidos.

Por eso, en cada edición boba indaga un asunto distinto. En este número 01 se mete con la educación en arte contemporáneo. Como es un temón y sería demasiado ambicioso pretender agotarlo en estas páginas, propone una mirada y elige solo algunos nudos problemáticos. Pregunta a sus más cercanos, pero también releva diversos “focos de infección” por todo el país y se encuentra con experiencias individuales y colectivas que cruzan –y a veces tensan– la educación formal y no formal. Van a ver parte de ese recorrido en las distintas secciones de este número, pero también en los materiales subidos al sitio web. Con todo esto, boba se descentra, amplía sus bobadas. Y cree, fervientemente, que el desacomodo es una buena forma de conocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *